De por qué Operación Triunfo es lo peor que les ha pasado a Cepeda y Alfred

¡Hola a todos!

Hoy voy a aprovechar el “y mucho más” del subtítulo del blog porque vengo a hablaros de algo que no son libros. Hoy vengo a hablaros de Operación Triunfo, que últimamente es el monotema de este país, especialmente en Twitter. Pero es que yo también estoy muy muy enganchada, ¿qué le hacemos?

Bueno, os voy a contar un secreto: soy una gran fan del formato desde siempre. Literalmente me he visto todas las ediciones menos la octava porque, entre nosotros, creo que solo la vieron los familiares y amigos de los concursantes (que con esto no quiero decir que fuera una mala edición, solo que no tuvo ningún tirón). Me acuerdo de la primera edición, aunque era súper peque cuando la emitieron, y también de la segunda. De hecho, estas dos son, probablemente, las dos mejores ediciones de la historia (humilde opinión de una servidora). La sexta también me gustó y, además, me pilló en esa edad donde lo vives más (a ver, tenía 13 años, tampoco era tan mayor, pero ya me entendéis). Aunque todavía no puedo creerme que ganara Virginia, con lo mal que me caía y lo poco que me gustaba. Pero tenía su público y, al final, el público es soberano y decide quién gana y quién pierde, quién se queda y quién se va.

Estoy bastante indignada desde la gala de anoche, la verdad. Creo que algunos comentarios y valoraciones estuvieron bastante fuera de lugar y creo, además, que el concurso se nos está yendo de las manos en redes sociales.

Partamos de que la música es algo subjetivo. Partamos de que a mí puede encantar X grupo y a ti Y. Partamos de que hay cantantes mediocres y, algunos, incluso malos que triunfan y que hay voces maravillosas e increíbles a las que jamás les llega su oportunidad. Partamos de que hay canciones con mensaje y canciones que no. Partamos de que hay música que se baila y música que no. Partamos de que el libro de los gustos está en blanco y todos tenemos derecho a elegir a quién queremos escuchar sin tener que justificarnos.

Y, precisamente por eso, hoy vengo a hablar de Alfred y Cepeda.  Porque, si no escribo este post, reviento.

No voy a mentir. No voy a ser objetiva porque son dos concursantes que me encantan (son de mi top 6 desde el principio). Además, para objetivo ya está supuestamente el jurado, ¿no?

Yo no voy a dar una valoración de por qué Raoul habría merecido quedarse por hacer, según Noemí, “una de las mejores actuaciones de OT”. No voy a decir si es verdad o mentira porque no lo sé. Solo sé que Raoul hizo, definitivamente, una actuación brillante y Cepeda una buena actuación (sobre todo si tenemos en cuenta todos los problemas que ha tenido esta semana). Puedo entender que a los seguidores de Raoul les fastidiara despedirlos con una actuación así. Y a los de Mireya (aunque a mí su actuación no me gustara especialmente). Y a los de Ricky (que hizo un numerazo). Y a los de Thalía (que lo hizo muy muy bien). Lo que no puede entender es por qué se culpa a Cepeda de una cosa que no es su culpa. Él no echa a nadie: el público soberano vota todas las semanas y decide quién se queda y quién se va. Y lo deciden basándose en sus gustos y preferencias personales. Algo que debería respetarse (siempre que no haga daño a nadie más).

Para mí, Cepeda tiene algo. No sé muy bien el qué, pero lo tiene. Obviamente, tiene mucho que aprender y mejorar y lo haría de no estar estancando. Y no está estancado porque no sepa salir de su estilo, porque sea un borde, porque sea un vago o whatever. No. Cepeda está estancado (o, al menos, eso creo yo) porque nadie le está dando una oportunidad. Porque no le han dado un voto de confianza. El público le quiere, pero el jurado no y la academia… pues no sabría qué deciros. Las últimas nominaciones han sido muy justas. La de “Quién” no lo fue. La de “Pedacitos de ti” yo creo que tampoco. A Cepeda nadie le ha dado las oportunidades que se les han dado a otros concursantes (porque todos hemos visto veredictos de “no lo has hecho muy bien, pero cruza la pasarela porque sé que la semana que viene lo harás mejor”). Y lo de anoche… eso ya no tiene nombre. No puedes decirle eso a nadie, no puedes humillarlo en la televisión pública delante de miles de espectadores de esa manera. No puedes culparlo de algo que no es su culpa, ni criticar la voluntad del público que, al final, cuando este programa termine, será quien decida quién se convertirá en alguien y quién se volverá a su casita. Pero, sobre todo, no puedes decirle eso a una persona que arrastra cuatro nominaciones, a una persona a la que “culpan” de haber echado a cuatro compañeros que “valían más que él” (algo bastante subjetivo en mi opinión). De hecho, toda esta presión y desgaste psicológico (¡imagina llevar un mes con las maletas hechas sin saber si te quedas o te vas!) está haciendo que Cepeda no solo no avance si no que esté más inseguro cada lunes.

Por salud mental, Cepeda debería salir ya de Operación Triunfo. Y lo digo siendo seguidora. A mí Cepeda me encanta, pero nadie puede aguantar tantas semanas nominado. Nadie puede aguantar esa presión. Nadie puede sobrevivir sin un voto de confianza. Cepeda tiene a su público y su público lo está esperando fuera para apoyarlo cuando salga. En el programa ya no será capaz de avanzar por su bloqueo, por la falta de confianza y porque el jurado no va a perdonar que se haya quedado tantas semanas seguidas siendo el rival “débil”. Y, si se queda en una nominación contra Roi, será todavía peor. Peor porque saldrá nominado otra vez. Peor por qué se sentirá culpable por haber “echado” al que es su mejor amigo ahí dentro.

Lo que el jurado le dijo ayer fue una falta de respeto y fue darle la puntilla. Hizo una actuación por debajo del nivel requerido, pero Cepeda no se merecía eso.  Cepeda merece algo mejor que lo que el concurso puede darle ahora mismo. Aunque, claro, ¿alguien se ha parado a pensar en lo que pasará cuando salga y vea todo el odio que hay hacia él? ¿Y odio por qué? ¿Por dos comentarios? ¿Por alguna desafinación? ¿Por haber “echado” a vuestro “favorito”? Nadie se merece tanto odio y anoche vi algunos comentarios que… prefiero ni comentarlos. Pero, por suerte, también verá que tiene una legión de seguidores dispuestos a llevarlo a lo más alto en cuanto tengan la oportunidad (aunque espero que eso ya lo sepa; nadie se salva de cuatro nominaciones por casualidad, hay que tener algo y gustar mucho al público soberano). Y yo, de corazón, le deseo el mayor de los éxitos y, por supuestísimo, lo apoyaré fuera tanto como he sufrido por él dentro.

Eso sobre Cepeda. Hablemos ahora de Alfred.

Alfred, ese chico que en la gala 0 tocó el trombón en directo. Ese chico que ha cantado por Michael Jackson, que hizo un homenaje precioso a Salvador Sobral. Ese chico que hizo que “Bajo el mismo sol” fuera una canción no-nominable (junto con Aitana, obviamente). Ese chico que se marcó una maravillosa actuación a piano a cuatro manos en directo. Alfred, que no es versátil. Espera, ¿qué? ¿Que por qué digo que no es versátil? Pues porque, de repente, eso ha decidido el jurado. Un chico que ha tocado varios instrumentos, que ha cantado en tres idiomas y  distintos estilos y que ha incluso bailado con lo mal bailarín que es (lo siento, pero eso es un hecho). ¿De verdad Alfred es poco versátil? Quien crea eso, por favor, que se revise las galas y lo escuche bien. Pocos podrían hacer lo que él hace y, en principio, parecía que gustaba. Alfred era especial, Alfred tenía algo por ser diferente. Pero, de repente, quieren que sea como todos los demás, que no deje su sello, que deje de ser él. Y yo no entiendo por qué, pero sí que estoy viendo cómo esto está afectando a uno de los mejores artistas de la edición.

No se puede marear de esta manera a un chico que sufre ansiedad, a un chico que lo está pasando mal y que, cada lunes, se pone más nervioso. Al igual que Cepeda (aunque salvando las distancias), Alfred cada lunes hace actuaciones, digamos en este caso, menos brillantes. Según los profesores, no les hace caso; según el jurado, Alfred pasa y siempre hace lo mismo. Se ha acomodado, no tiene autocrítica. Pero nadie se acuerda nunca de su ansiedad ni sus nervios, ni le ayudan y parece que se olvidan de que hace un par de semanas tuvo un ataque de ansiedad en medio de una actuación y tuvo que disimularlo. Otra vez veo falta de empatía. Antes que artistas, que aspirantes a cantantes o lo que sea, son personas, que no se le olvide a nadie.

Alfred ya no brilla como brilló con “City of Stars” o con “Amar pelos dois” y, en lugar de buscar el problema, lo machacan más. La semana pasada, de hecho, le cambiaron la maqueta poco antes del primer pase de micros y él ni siquiera sabía lo que tenía que hacer, ni cómo hacerlo. Es normal que estuviera nervioso y, además, los nervios en plató son normales y lógicos. Sobre todo cuando sabes que el jurado va a fijarse en cualquier fallo, cuando no sabes por dónde van a salir esta semana. Si antes he dicho que Cepeda debería salir por salud mental, ahora digo que la salud mental de Cepeda no es la única que se está viendo afectada por esto. Alfred cada vez tiene más inseguridades y eso también es culpa del programa. De un formato que, de repente, quiere cambiar a la persona más única que hay en esa academia. Pero, por suerte, Alfred sabe hacer magia y eso lo sabe cualquiera que haya escuchado las canciones que compone (y de las que no hablan en las galas, por cierto, porque, no sé, vende más la carpeta con Amaia ―que, oye, hacen una pareja preciosa y me encantan, pero al resto les ponen vídeos cantando, ensayando y haciendo cosas relacionadas con la música― o pintarlo como un graciosillo).

En definitiva, estos son los motivos por los que creo que Operación Triunfo es lo peor que les ha pasado a Cepeda y Alfred, pero, por otra parte, también es lo mejor que les ha pasado porque los ha dado a conocer y, gracias a esto, tienen una enorme oportunidad de cumplir sus sueños. Solo hay que ser un poco considerados y recordar, ante todo, que son humanos y que todos merecemos respeto, apoyo y ayuda.

Y esta es mi humilde opinión.

¡Nos vemos (ahora sí) entre libros muy pronto!

María

Anuncios

Reseña: Voy a ser asertiva

¡Hola a todos!

¿Cómo estáis? Hoy os traigo otra reseña de un libro que me han mandado por Edición Anticipada, aunque este es bastante distintos a los que suelo reseñar. Se trata de un libro sobre asertividad, de esos de autoayuda que Charlotte en Sexo en Nueva York compraba por internet para que nadie la viera mirándolos. La verdad es que nunca había leído un libro así y no sabía muy bien qué esperar, pero me ha parecido muy interesante. A ver qué os parece Voy a ser asertiva.

Ficha técnica:

  • Autoras: Olga Castanyer y Olga Cañizares
  • Editorial: Conecta
  • Número de páginas: 288
  • Fecha de publicación: Octubre 2017

 

Sinopsis (sacada de la web de Me gusta leer):

¿Qué es necesario para que las mujeres (tú, yo, nosotras) nos sintamos completamente seguras, confiadas, capaces e independientes? Quizás nos han enseñado a comportarnos de manera sumisa o al contrario, hemos tenido que aprender a ser agresivas para abrirnos camino en la vida… Sea como sea, en cualquier momento podemos reaprender actitudes, pensamientos y conductas asertivas que nos lleven a sentirnos plenas.

Imagínate desarrollando todo este potencial. ¿De qué te serviría?, ¿serías la misma?, ¿qué cambiaría? Para ello necesitaremos conocernos a fondo, aprender a regular bien nuestras emociones, a querernos, a valorarnos, a ser capaces de motivarnos y de ser asertivas. En definitiva: autoafirmarnos desde el respeto y la igualdad.

Porque una no nace más o menos asertiva. Se trata de pensamientos y conductas que se aprenden. Pero ¿cómo? Te proponemos iniciar un camino en el que, con la ayuda de las competencias de la inteligencia emocional, podrás conocerte mejor y gustarte de verdad al mismo tiempo que aceptas todo aquello que no te satisface, aprendes a diferenciarte de los demás y a comunicarte con los que te rodean desde tu independencia y respeto teniendo criterios claros y poder así, finalmente, actuar asertivamente.

¿Quieres acompañarnos en este viaje hacia ti misma?

 

Opinión personal:

Nunca he sido una gran fan de los libros de autoayuda. Sinceramente, nunca antes había leído ninguno o, al menos, no entero, pero tenía ganas de darle una oportunidad al género y este libro me pareció bastante útil y, la verdad, creo que lo es. Más que un libro para leer, es un libro para usar (una pena que estos e-books estén disponibles solo durante unas cuantas semanas porque creo que, más que leerlo o repasarlo por encima, sería necesario tenerlo para poder ojearlo de vez en cuando).

El libro se divide en tres secciones: en la primera se explica qué es la asertividad; en la segunda se habla de la inteligencia emocional; y, en la tercera, se ponen algunos ejemplos prácticos de la mujer en distintos contextos y cómo ser asertiva en estos. Hay bastantes ejemplos y ejercicios prácticos para que todo quede claro y, la verdad, te hace pensar. Creo que algunos ejercicios de la segunda parte son muy necesarios para conocernos mejor, especialmente los de gestión de las emociones y autoestima.

La verdad es que habla de cosas que muchas veces ignoramos y que deberíamos tener más en cuenta en nuestra vida. Cómo nos sentimos en importante y debemos cuidar de nosotros mismos un poquito más para poder estar a gusto.

La última parte tiene ejemplos de distintas situaciones (ser asertiva como madre, pareja, hija y trabajadora) y análisis de lo que podría hacerse en cada situación aunque, siendo sincera, hay algunos ejemplos que parece bastante irreales y que no se dan con demasiada frecuencia (o esa es la sensación que me da a mí).

 

Aspectos positivos:

Los capítulos sobre gestión de emociones, autoestima y empatía. Creo que es necesario hablar un poco más de estos temas y que los ejercicios que vienen en estas partes pueden resultar útiles de vez en cuando.

 

Aspectos negativos:

Igual es porque nunca he creído mucho en los libros de autoayuda, pero algunas partes me parecían un poco surrealistas y me hacían poner los ojos en blanco.

 

Mi “destacado”:

La asertividad en sí. Me encanta el concepto y me gusta mucho el mensaje del libro: tenemos que ser personas asertivas, tenemos que aprender a decir “no” cuando tenemos que hacerlo y tenemos que estar bien con nosotras mismas para poder ser felices. Creo que es un muy buen mensaje.

De hecho, me quedo con la frase final del libro: “Sé asertiva contigo misma. Sé asertiva en tu vida cotidiana. Ten claros tus ámbitos de actuación y sus límites, y los de los demás”.

 

En definitiva, este libro puede resultar útil para el día a día ya que, más que para leer, es un libro para usar en nuestra vida diaria.

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

Reseña: La llamada de las brujas

¡Hola a todos!

Si es que soy muy poco constante con todo esto de los blogs, los diarios… Ay, ¡si es que siempre quiero actualizar, pero nunca encuentro tiempo! A ver si vuelvo a coger esa rutina tan buena que tenía al principio de actualizar todas las semanas.

A lo que iba. Hoy os traigo un libro que he leído gracias a Edición Anticipada y este (al contrario que el anterior que me mandaron) me ha gustado bastante. De hecho, me ha gustado tanto que, literalmente, me lo leí en tres horas (una noche de jueves aburrida, entre la cena y la hora de dormir, vaya). Así que hoy os presento: La llamada de las brujas.

 

Ficha técnica:

  • Autor: Francesc Gómez Guillamón
  • Editorial: Caligrama
  • Número de páginas: 228
  • Fecha de publicación: 2017

 

Sinopsis (sacada de Amazon.es):

Sigue la ruta del páramo y descubre la magia que allí reside.

Las Blackwell siempre han vivido en el páramo, han sido sus protectoras desde siglos atrás y nunca se han inmiscuido en los asuntos de los habitantes de Monkton, el pueblo más cercano. Sin embargo, los tiempos cambian, y las tres mujeres, abuela, madre e hija, han aprendido a convivir con sus vecinos.

Todo apunta a que el final de las brujas del páramo está muy cerca y, cuando reciben un misterioso envío sin remitente que contiene una antigua reliquia mágica, da comienzo una serie de acontecimientos que pondrán en peligro sus vidas.

Opinión personal:

La verdad es que cuando escogí este libro (porque me llegaron dos correos ofertando Ebooks de Edición Anticipada) no sabía muy bien qué esperar, aunque tenía “buenas vibraciones”. La sinopsis me llamaba mucho porque siempre me han gustado las historias de fantasía, brujas y todo eso y hacía bastante que no leía algo así porque he tenido mi verano Austen (desde mayo hasta ahora me he leído prácticamente todas sus obras) y las últimas novelas que he leído han sido de tipo romántico (Betacoqueta, ejem, ejem), algún clásico (tengo a medias “Retrato de una dama” de Henry James y “Mansfield Park” de mi Jane)… Además, con todo el lío apenas he encontrado tiempo para leer. Y puedo aseguraros que, después de todo esto, este libro ha sido como un soplo de aire fresco porque me ha hecho sentirme como si volviera a tener 16 años y todo el tiempo del mundo para leer.

La novela narra la historia de tres brujas (abuela, madre y nieta) que viven desde hace siglos en un páramo y hacen vida normal (aunque tienen que borrarle la memoria a los habitantes cada cierto tiempo para que no sospechen) y la verdad es que, sorprendentemente (porque suelen caerme mal el 90% de los protagonistas), las tres me han caído muy bien. Cada una tiene sus cosas y sus historias, pero despiertan la misma simpatía.

El libro es muy sencillo de leer y el estilo bastante rápido, pero eso no le quita nada de intriga. En absoluto. A mí me tuvo enganchada hasta la última página porque nunca se sabe qué puede pasar (hubo un momento especialmente que me sorprendió bastante, no me lo esperaba para nada). A ver, no es ninguna maravilla literaria, pero para pasar el rato leyendo un libro con una historia entretenida y bien desarrollada está muy bien.

 

Aspectos positivos:

La relación de las Blackwell. Las tres son uña y carne, se preocupan muchísimo las unas por las otras y harían lo que fueran por la familia (y por proteger al páramo que tantas veces las ha protegido a ellas).

 

Aspectos negativos:

Quizás la historia se desarrolla demasiado rápido en algunos momentos. A veces me habría gustado que parara un poco para desarrollar alguna idea, pero, a lo mejor, esto es solo cosa mía (como ya os he comentado, me leí el libro en apenas tres horas).

 

Mi “destacado”:

¿Sinceramente? Me encantó lo de que los reflejos hablaran (aunque solo lo hicieran porque algo grave se avecinaba). Me parecía una forma muy original de avisar a las protagonistas del peligro que las acechaba, la verdad.

 

En definitiva, es una novela fresca y entretenida que a mí, personalmente, me devolvió un poco a mis 16 años y que viene bien tener a mano para un viaje o, simplemente, para desconectar de todo durante un rato.

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

Reseña: Yo te cuidaré

¡Hola a todos!

Hoy os traigo una reseña un poco agridulce ya que es de un libro que no me ha gustado y, de hecho, no he sido capaz de terminar (y eso que odio dejar los libros a medias), pero, como me lo enviaron a través de Edición Anticipada, pues tengo que daros mi opinión. Así que ahí vamos con Yo te cuidaré de Marta Estrada.

Ficha técnica:

  • Autor: Marta Estrada
  • Editorial: Megustaescribir
  • Número de páginas: 362
  • Fecha de publicación: 2016

 

Sinopsis (sacada de la página web de Casa del Libro):

Un thryller psicológico, cómo un padre se enfrenta a un miedo aniquilador para salvar a su hija adolescente, mientras la locura le pisa los talones.

Aunque ha transcurrido un año, la existencia de Javier Almazán sigue sometida al miedo que un angustioso accidente provocado por su ceguera le dejó como herencia. Incapaz de superarlo, ve como la estabilidad familiar peligra de forma alarmante, empantanada en una vorágine de incomprensiones, tensiones y desencuentros que no consigue detener. La emergencia clínica que de pronto amenaza la vida de Nerea, su hija adolescente, lo obligará a enfrentar la fobia que arrasa su integridad y sus principios. Javier tendrá que lanzarse fuera de casa en busca de la muchacha cuyo paradero desconoce, con la ayuda de su fiel perro guía.

Pero no solo el miedo acecha en cada esquina.

El pasado de Javier se vuelve presente en la persona de Olga Vera, una enfermera que jamás perdonó lo que para ella fue el peor de los agravios. Obsesionada por un deseo paranoico de posesión, perseguirá a Javier hasta conseguir su propósito más anhelado: hacerlo suyo.

Una historia trepidante que conducirá a los personajes a lo largo de un escabroso camino de miedo, oscuridad y perversión.

 

Opinión personal:

Siendo sincera, la sinopsis del libro me llamó mucho la atención ya que las historias de aventuras, misterio y eso suelen gustarme, pero me desencanté en cuanto leí el prólogo por un sencillo motivo: me dio mucha ansiedad. Os explico: el personaje principal es ciego y en el prólogo tiene un accidente y me resultó muy angustioso leer lo que pasaba y, sobre todo, leer como otro de los personajes lo veía todo, pero no hacía nada. Fue muy angustioso e hizo que no quisiera seguir leyendo.

Aun así, me obligué a seguir con el primer capítulo, pero no terminó de engancharme y, al final, tuve que dejarla. Pudo ser por las descripciones -el libro es muy descriptivo y si os gusta que os describan bien las cosas os encantará (a mí, personalmente, me cansan mucho, algún día os contaré mi drama con La Regenta)- o porque no podía olvidar el prólogo, no lo sé, pero la cuestión es que no pude seguir leyendo.

De todos modos, voy a ser sincera, el argumento está muy bien y, si podéis soportar la angustia que a veces generan las descripciones, creo que os gustará mucho.

 

 

Al no haber podido terminar el libro, no puedo hablaros, como hago siempre, de aspectos positivos y negativos, ni contaros mi “destacado” así que terminaré esta reseña agridulce diciendo que hay veces que los libros no son para las personas, pero eso no quiere decir que una historia sea mala o no merezca la pena ser leída. Cada novela tiene su público y ha dado la casualidad de que yo no he sido el más adecuado para apreciar esta historia a contrarreloj que, desde luego, te atrapa.

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

Reseña: Persiguiendo a Silvia

¡Hola a todos!

Hoy os traigo un libro ideal para las tardes aburridas de verano: divertido, con un toque romántico y muy fácil de leer (probablemente porque la mitad del libro son básicamente escenas de cierto carácter sexual y no podéis ni imaginaros la de vueltas que le he dado a la cabeza para no utilizar la palabra “porno” (y sí, soy plenamente consciente de que, al final, la he utilizado)).

Ficha técnica:

  • Autor: Elizabeth Benavent (@Betacoqueta)
  • Editorial: SUMA (también lo hay en formato bolsillo, que es el que tengo yo)
  • Número de páginas: 536
  • Fecha de publicación: 2014

 

Sinopsis (sacada de la página web de Casa del Libro):

Y tú ¿qué estarías dispuesta a hacer por amor?
Silvia trabaja en una importante multinacional y está perdida.
Silvia necesita encontrar a alguien para olvidar a Álvaro.
Álvaro es su jefe y acaba de romperle el corazón.
Bea, su mejor amiga, le propone un viaje.
Y allí Silvia se encuentra con Gabriel.
Gabriel es una estrella de rock y también tiene problemas.
Silvia y Gabriel conectan desde el principio.
Y pronto descubrirán que ese encuentro cambiará sus vidas.

Opinión personal:

El libro me lo recomendaron hace un tiempo ya que quería leer algo de esta autora y una chica de FanFiction me dijo que este libro era el que más le gustaba de ella así que me lo compré (en la feria del libro) y lo fui leyendo cuando la facultad me lo permitia. Y la verdad es que, personalmente, a mí el libro me ha gustado mucho, sobre todo porque me ha hecho reír muchísimo. Me hizo reír tanto en un momento determinado que el chico que iba a mi lado en el autobús me preguntó que qué estaba leyendo que era tan divertido y se puso a leer conmigo (mi vida a veces es surrealista, ya lo sé).

El libro es muy fresco y se lee muy muy bien. Los diálogos son ágiles, no hay descripciones innecesarias y la historia (contada en dos tiempos, es decir, alternando un capítulo en el presente con otro en el pasado) engancha, especialmente porque todas conocemos a algún que otro cap***o como Álvaro, que menuda joyita es el chico, oye. Además, a Silvia le pasan unas cosas completamente surrealistas, tanto cuando está sola como cuando están Bea o Gabriel de por medio.

 

Aspectos positivos:

Los numerosos momentos cómicos. O sea, Silvia está loquísima y dice unas cosas con las que no puedes parar de reír. Aunque la verdad es que, a veces, también dice cosas bastante profundas que te hacen pensar y con las que puedes identificarte (como cuando dice que todas tenemos un talón de Aquilés con pene que vaga por el mundo y que debemos aprender a gestionarlo de alguna forma si tenemos la mala suerte de encontrarnos con él).

 

Aspectos negativos:

Álvaro. No existen insultos ni calificativos peyorativos suficientes en el mundo para referirse a él. Juega con Silvia como quiere y, encima -¡encima!-, va de bueno..

 

Mi “destacado”:

Silvia porque simplemente es maravillosa y genial *insertar miles de corazones*

 

Como os digo, es el libro perfecto para las tardes de verano: fácil de leer, entretenido y muy divertido (y con su lado picante, que eso siempre hace que el argumento no se haga pesado). ¡Ah! Y tiene segunda parte (que tengo pendiente).

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

 

Bajo el sol de Austen

¡Hola a todos!

Como algunos de vosotros quizás sabéis, tengo una “pequeña” obsesión con Jane Austen como habréis podido comprobar por mi reseña de Orgullo y prejuicio, mis vídeos o el hecho de que en el proyecto #VisibilizaciónEnLaFicción” hablara de Jane Bennet. Y ya si me tenéis en Facebook ni os cuento (los vídeos y mi emoción con la maravillosa agenda de Superbritánico). Llamémosla pequeña, ¿de acuerdo?

Pues resulta que el sábado pasado me sentí un poco menos sola en esto de amar a Jane Austen porque acudí a un evento muy interesante en Arroyo de la Miel: Bajo el sol de Austen.

 

¿Qué es “Bajo el sol de Austen”?

Pues es un evento gratuito organizado por la biblioteca pública de Arroyo de la Miel y el Sitio de Jane para conmemorar el bicentenario de la muerte de la autora (el pasado 18 de julio).

Por la mañana hubo una serie de charlas sobre traducción, historia y adaptaciones modernas y secuelas en las que diversos expertos nos comentaron aspectos interesantes de estos temas (a mí, como buena traductora que soy, me gustó especialmente la de traducción ya que la traducción literaria es mi rama favorita y creo que traducir a Jane Austen sería un sueño hecho realidad, aunque me daría demasiado miedo y respeto porque su forma de escribir es única e inigualable). Además, también hubo sorteos ya que diversos patrocinadores como Superbritánico, d’Época Editorial, Alianza Editorial o EdelaE enviaron regalitos (yo gané un audiolibro de “La abadía de Northanger” de EdelaE, por ejemplo, que me hizo mucha ilusión porque nunca he escuchado un audiolibro y es de las novelas de Austen que no he leído… aunque debo confesar que me enamoré de la edición en físico de Alianza de esta novela y, aprovechando que solo lo tengo en inglés, pienso comprármela).

Después de las charlas y sorteos, hicimos un pícnic en el Parque de la Paloma, a la sombra de un árbol cual estampa bucólica, y pudimos charlar y pasar un buen rato (¡incluso conocí a gente de mi pueblo a la que no había visto nunca!). Luego hicimos un recorrido por la enorme biblioteca de Arroyo (que está muy muy bien) y, finalmente, vimos la película Amor y amistad, que es una divertida adaptación de la novela epistolar Lady Susan (Sir James Martin no podía ser más inepto y genial), mientras tomábamos pastas y pastelitos (cortesía de algunas de las asistentes) y disfrutamos de la actuación del grupo A Touch of Class, que cantó y bailó canciones de la época (y cuando digo que ellos cantaron y bailaron, me refiero a que todos acabamos cantando y bailando también).

 

Mi opinión del evento

Personalmente, me lo pasé muy bien. Como digo, las charlas fueron muy interesantes y me encantó conocer a más gente a la que le gusta Jane Austen. Creo que fue una buena manera de pasar un sábado de verano y espero poder asistir a más eventos de este tipo en el futuro porque mereció totalmente la pena.

Y, por cierto, para estar al día de todo esto deberíais seguir a El sitio de Jane en sus redes sociales (Salón de té Jane Austen en Twitter, Instagram y Facebook).

 

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

Reseña: Éramos mentirosos

¡Hola a todos!

Hoy vengo a hablaros de un libro que leí hace ya un par de años, pero que me gustó muchísimo y que creo que también os gustará a vosotros. Yo lo leí en inglés, pero hace poco me enteré de que también está en español así que no tenéis excusas.

Ficha técnica:

  • Autor: E. Lockhart
  • Editorial: Salamandra
  • Número de páginas: 288
  • Traductora: Montserrat Batista Pegueroles

 

Sinopsis (sacada de la página web de Salamandra):

Una isla privada. Una ilustre y conocida familia de Nueva Inglaterra. Un grupo de cuatro amigos —los Mentirosos— cuya amistad se vuelve destructiva. Una rebelión. Un accidente. Un secreto. Mentiras y más mentiras. Amor verdadero. Y, por fin, la verdad.

Ésta es la bellísima y terrible historia de una familia perfecta que se sostiene sobre pilares de peligrosa fragilidad. A lo largo del relato se van desvelando las piezas de un rompecabezas que formarán un mosaico de personajes fascinante, donde los prejuicios y el egoísmo son los peores enemigos de la armonía y la felicidad.

 

Opinión personal:

A ver, la historia al principio es un poco rara (o, al menos, a mí me lo pareció). Esa familia tan perfecta, tan rica, tan de película de sobremesa de Antena 3. Ahí había gato encerrado y más cuando la protagonista empieza a contar cosas. Y más aún cuando llega a la isla de la familia.

Creo que lo mejor del libro son todas las sensaciones que te provoca conforme vas leyendo. Sabes que hay algo mal, que algo va a suceder, que hay muchos secretos, que no todo puede ser perfecto y que a esos amigos les pasa algo raro. Una vez empiezas a leer, no puedes parar. Tienes que descubrir qué pasa y el final es simplemente… increíble. Es uno de los pocos libros cuyo final no me esperaba (y mira que eso es difícil, porque he leído tanto que suelo adivinar todo lo que va a pasar en una novela).

No puedo decir mucho más porque esta novela hay que ir leyéndola y descubriéndola. Cualquier cosa que diga podría revelar algo y no quiero haceros spoilers así que solo diré que merece la pena y que yo, dos años después de haberla leído, TODAVÍA le doy vueltas a ese final. Es increíble, en serio.

 

Aspectos positivos:

El suspense y la emoción. Me encanta cómo el autor va mostrando lo que pasa sin dejarnos averiguar la verdad y cómo todo acaba por descubrirse al final.

 

Aspectos negativos:

La verdad es que, ahora mismo, no se me ocurre ninguno. Todo está en la historia por un motivo concreto así que no puedo quejarme de nada.

 

Mi “destacado”:

Creo que ya ha quedado bastante claro, pero, sin lugar a dudas, el final.

 

Así que espero que os animéis porque necesito hablar de esta novela con alguien (y, definitivamente, no me importaría releerla para poder comentarla mejor). Es una historia de intriga y suspense muy fácil de leer y que te atrapa por completo.

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

 

Reseña: Caen estrellas fugaces

¡Hola a todos!

 

Sé que he estado muy MUY desaparecida (la facultad me ha mantenido permanentemente ocupada los últimos meses y apenas he tenido tiempo de leer), pero, por suerte, ¡ya estoy de vuelta!

Y hoy vengo con un libro que he leído a través de “Edición anticipada” del grupo editorial Penguin Random House. La verdad es que me llamó la atención nada más ver la portada y leer la sinopsis y no me ha decepcionada en absoluto. Hoy voy a hablaros de Caen estrellas fugaces de José Gil Romero y Goretti Irisarri.

 

Ficha técnica:

  • Autores: José Gil Romero y Goretti Irisarri
  • Editorial: SUMA de letras
  • Año de publicación: 2017

 

Sinopsis (sacada de casadellibro.com):

El cielo de Madrid se tiñe de rojo sangre… El firmamento parece venirse abajo.

Pero este solo es el primero de una serie de sucesos extraordinarios. A lo largo de dos intensos días de septiembre de 1859, dos personajes opuestos llevarán a cabo la investigación de estos fenómenos. Él es un hombre huraño y cínico, aferrado a la razón, antiguo investigador de falsos milagros que ya no cree en nada; ella, una joven vidente que puede percibir lo que la razón niega pero que vive atemorizada por inquietantes visiones.

Su aventura les conducirá hasta los infiernos, la ciudad de abajo, surcada por pasadizos ocultos; y también a los cielos, sobre los resbaladizos tejados. Juntos, recorrerán ese siglo XIX que se debate entre la fe y la ciencia, la luz y la oscuridad. Allí, donde acechan los monstruos, una singular belleza brilla junto a lo siniestro.

«-¿Qué es la sociedad Hermética? -pregunta el hombre de los bastones.
Nada más escuchar ese nombre, al niño le flaquean las piernas.
-¿Usted cree en el demonio, señor Luzón?»
 

Opinión personal:

La verdad es que la sinopsis del libro me llamó muchísimo la atención. El siglo XIX siempre me ha parecido muy interesante así que no lo dudé y comencé a leer. Y, la verdad, el primer capítulo no me apasionó. Los capítulos son bastante largos (hay solo siete) así que el primero se me hizo un poco pesado. Pero, por suerte, todo cambió en el segundo. La historia me absorbió por completo a partir de eso momento y ya no pude dejar de leer.

La trama, los personajes… todo me atrapó. El misterio del ángel caído (¿quién es?, ¿qué hace en aquella cárcel?, ¿por qué parece conocer a Elisa?, ¿de quién huye?, ¿por qué lo buscan?) además de la certeza de que todos los personajes ocultan más de lo que parece a simple vista hizo que no pudiera dejar de leer. Me encantaría poder decir más, pero es que creo que cualquier detalle que pueda decir revelaría algo así que solo diré que las distintas tramas se entremezclan a la perfección y que ningún personaje actúa por azar.

Además, el libro está muy bien documentado y cada vez que habla de calles o edificios hace una pequeña comparación con el Madrid actual, lo que resulta muy útil (al menos para las personas que conozcan Madrid, a mí la verdad es que, más que útil, me resultó interesante). Y un detalle que a mí personalmente me encantó fueron los cameos de personajes célebres de aquella época como Benito Pérez Galdós o Bécquer. Creo que eso le dio mucha autenticidad a la obra

 

Aspectos positivos:

Me encantan, pero muchísimo, los dos personajes principales (o, al menos, los que yo considero personajes principales, ya que hay muchos más).

Elisa Polifeme es genialmente genial. A pesar de ser ciega, es capaz de valerse muchísimo mejor que el resto de personas. Es independiente, resolutiva y sabe jugar sus cartas, aunque a veces le gustaría poder pasar desapercibida.

Y Leónidas Luzón es un antihéroe muy particular al que se le coge mucho cariño. Hacía tiempo que un personaje masculino no me caía tan bien, pero es que es imposible no adorarlo (aunque sea un borracho al que parece importarle más bien poco su vida).

 

Aspectos negativos:

La longitud de los capítulos. Como dije, solo hay siete capítulos así que son bastante largos y yo soy de las que prefiere muchos capítulos más cortos porque se me hace más amena la lectura (no me gusta dejar los capítulos a medias así que, cuando empiezo a leer uno, tengo que terminarlo y si son muy largos el final algunas veces no se disfruta igual).

 

Mi “destacado”:

Hay tantas cosas que destacaría. Probablemente el final. ¿Cómo han podido dejar tantísimas cosas pendientes? Espero (y necesito) que haya una segunda parte porque tengo demasiadas dudas que deben ser resueltas. Conforme iba acercándome al final, pedía que hubiera más páginas y, cuando llegué a la última, lo primero que hice fue empezar a investigar si iba a haber una segunda entrega porque la última frase es, simplemente, demoledora.

 

En definitiva, es un libro muy bien documentado, histórico, de misterio, investigación policiaca y algo de aventuras que te atrapará y te hará rogar por una continuación porque las cosas no pueden terminar así.

Os lo recomiendo de verdad. Si os gusta este tipo de novelas, no os arrepentiréis.

 

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

8-M: 8 grandes mujeres en Harry Potter

¡Hola a todos!

¿Creíais que en una fecha tan señalada ibais a libraros de mí? ¡Pues estabais muy equivocados!

Hoy os traigo un post especial para celebrar el 8 de marzo, día internacional de la mujer, y voy a hablaros de 8 grandes mujeres de una de mis sagas literarias favoritas: Harry Potter. Y sí, son 8 porque hoy es día 8 y soy así de original.

¿Empezamos?

1 – Lily Evans

Porque sin ella no habría saga. Porque se sacrificó por el mundo mágico y por su hijo. Porque nunca dejó de luchar contra la discriminación y, con solo 18 años nada más salir de Hogwarts, se unió a la Orden del Fénix sin dudar. Porque estoy convencida de que era una feminista declarada. Porque es Lily, simplemente.

2 – Hermione Granger

Porque no meterla en esta lista sería un crimen. Porque es la bruja más brillante de su generación. Porque demostró que no importa de donde vengas, ni cuáles sean tus orígenes, que lo verdaderamente importante es lo que somos. Porque luchó por una sociedad más justa, por la libertad de los colectivos oprimidos y por sus amigos.

3 – Nymphadora Tonks

Porque los Hufflepuffs no son débiles. Porque a ver quién se atrevía a llamarla Nymphadora. Porque era la auror más cañera de Reino Unido. Porque vio más allá de las apariencias y luchó por conseguir su amor. Porque luchó hasta el último aliento para conseguir un mundo más justo para las futuras generaciones.

4 – Molly Weasley.

Porque “a mi hija no, arpía”. Porque derrotó a Bellatrix Lestrange, crió a 7 Weasleys, teje jerseys adorables y es posiblemente la bruja que más miedo da enfadada en toda la saga. Porque cuidó de Harry como si se tratara de su propio hijo. Porque luchó por su familia y por las de todos los demás.

5 – Luna Lovegood

Porque no dejó que nadie la deprimiera. Porque pasaba de lo que dijeran los demás y se mostraba tal y como era. Porque es única y adorable y creyó en Harry desde el principio. Porque, a pesar de que el mundo que la rodeaba se convirtió en oscuridad, nunca dejó de sonreír y ser amable.

6 – Andromeda Black

Porque lo dejó todo atrás por amor con 18 años. Porque creció en una familia abusiva que la educó en unos cánones antiguos y rígidos y fue capaz de ver más allá de lo que le habían impuesto siempre, de lo que había aprendido. Porque vio cómo su mundo se derrumbaba y sacó fuerzas una y otra vez. Porque, tras perder a toda su familia, se repuso para criar a su nieto ella sola. Porque es una Black y es pura luz.

7 – Ginny Weasley

Porque luchó. Porque era la pequeña de 7 hermanos y todos sabemos que era quien los mantenía a raya a todos. Porque con 16 años luchó en una guerra. Porque no esperó toda la vida por un chico. Porque aprendió a jugar al quidditch a escondidas y se convirtió en jugadora profesional.

8 – Narcissa Black

Porque, ¿de verdad creéis que Narcissa era mala? Porque lo dio todo por su familia. Porque protegió a su hijo en todo momento. Porque mintió a Voldemort mirándolo a los ojos y, con ese gesto, salvó el mundo. Porque no se dejaba amedrentar por nadie.

Y estas son mis 8 mujeres destacadas de la saga, aunque hay muchas más y todas merecen que se hable de ellas porque todas son fuertes e increíbles, cada una a su manera.

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María

De por qué odio 50 sombras de Grey

Cada vez que sale el tema no puedo evitar ponerme completamente a la defensiva y es que sí, lo admito: odio 50 sombras de Grey. Y, de hecho, para mí es inconcebible que a alguien pueda gustarle.

He estado dándole muchas vueltas a esto pero, finalmente, he decidido escribir esta entrada para poder explicar por qué tanto esta saga como otras de características similares me parecen horribles.

Y, en primer lugar, voy a dejar una cosa muy clara y es que no: no odio 50 sombras por el BDSM. A mí lo que cada uno haga en la intimidad de su dormitorio me da absolutamente igual siempre y cuando las prácticas se realicen de forma consensuada entre dos adultos responsables y plenamente conscientes de lo que hacen. Así que, ya que ese es el primer argumento que todo el mundo esgrime cuando digo que odio la saga, id haciéndoos a la idea de que eso no tiene nada que ver.

El problema que veo es el tipo de relación abusiva y tóxica que mantienen los personajes. Pero lo mejor será empezar por el principio.

Yo me leí el primer libro hace ya bastante tiempo y no me pareció mal. Era un libro muy fácil de leer porque no tiene una gran calidad literaria –y eso lo digo yo y lo dice todo el mundo–, era entretenido y, oye, cada cuál que lea lo que quiera. No me leí el segundo porque, en primer lugar, adoré el final del primero ya que *alerta spoiler* ella se marcha y me llevé un chasco al darme cuenta de que, si había dos libros más, era porque al final volvían juntos *fin del spoiler* y, segundo, porque ya no pude soportar más todo lo que la historia implicaba. Pero no veía mal que la gente lo leyera y lo disfrutara, cada uno tiene sus cosas, sus placeres culpables, y los demás no somos quiénes para cuestionarlos.

El problema vino cuando me di cuenta de que a la gente le gustaba el libro. Y no me refiero a gustar como a uno le puede gustar una película mala o un vestido. No. Me refiero a gustar nivel “quiero un señor Grey en mi vida”. Y eso me preocupó, y me sigue preocupando, bastante porque, y voy a dirigirme directamente a las seguidoras del libro, ¿de verdad queréis a un tío que os controle por completo? ¿Acaso no sabéis que el control es un signo de maltrato? Y no, no me vengáis con que él solo se preocupa por ella –¡pobrecita, no vaya a ser de cristal y se rompa!– porque, conforme lees, te das cuenta de que eso no es así. ¿Pero qué clase de persona te obliga a firmar ese contrato para poder estar juntos? Una cosa es una relación de dominación y otra muy distinta la manipulación y el maltrato. Y esta, queridos amigos, es una historia justamente de eso.

Os pondré un par de ejemplos rápidos:

  • Cuando Ana está de fiesta, hablan por teléfono y él LOCALIZA su móvil y va a buscarla à Esto NO es romántico, esto NO quiere decir que él la quiera, solo que quiere tenerla controlada. Es más, en aquel momento ni siquiera estaban saliendo así que, ¿por qué diantres tienes que ir a por ella para llevártela porque “es tu deber protegerla”? (No es que lo fuera ni aunque estuvieran saliendo, pero en ese caso, al menos, habría podido excusarse de algún modo)
  • Cuando él le compra cosas, le obliga a aceptarlas y cambia su vida. Como cuando le compra un PUÑETO COCHE porque a él no le gusta el que tiene.

¿Veis un poco mejor a qué me refiero? Eso no es amor, ni protección, ni nada de eso. Es, simple y llanamente, control. Y, aunque al principio pueda que a algunas personas no les parezca para tanto, lo es. Además, la cosa no queda solo ahí. Anastasia tiene que ser complaciente siempre con él y, de hecho, hace las cosas solo porque él quiere, porque quiere gustarle, porque teme no estar a la altura y que él la deja por otra. La manipulación es un factor muy importante en esta relación y eso no es bueno, no es sano, no es aceptable. Un tío que nos controla y nos manipula, no nos quiere, solo se quiere a él mismo, solo piensa en él y le da igual lo que nosotras opinemos. Solo piensa en su propio bienestar.

¿Y él? Él se justifica siempre diciendo –sorpresa, sorpresa– que “tuvo una infancia difícil”. Bueno, no-querido señor Grey, búsquese un buen terapeuta y deje de maltratar a mujeres excusándose en sus traumas infantiles y problemas sin resolver como haría cualquier persona decente. De hecho, he leído algunos fragmentos de Grey (la historia narrada desde su punto de vista) y es como meterse en la mente de un psicópata que habla con su pene. Literalmente.

Aunque, supongo, muchos no lo verán así y creerán que ella puede salvarlo a él, que solo es una pobre alma herida y torturada que necesita ayuda para sanar y poder redimirse. Supongo que, en el fondo, 50 sombras no es más que la vieja historia de “chico malo” y “chica buena” llevada al extremo. Pero, ¿a qué extremo? Al extremo del maltrato, a la realidad que viven demasiadas mujeres hoy en día. Y hay cosas que no pueden consentirse, especialmente si ves que la gente comienza a tomárselas en serio y a aceptarlas como naturales.

50 sombras de Grey NO es tolerable cuando todos los años mueren decenas de mujeres a manos de sus parejas y exparejas, cuando en lo que llevamos de año ya van 21 mujeres asesinadas, cuando las órdenes de alejamiento no sirven para nada y nos siguen matando mientras todos hacen la vista gorda y prefieren ignorar la realidad.

50 sombras de Grey NO es tolerable cuando, en España (país supuestamente avanzado y todo eso) una mujer es violada cada ocho horas. Y eso que se sepa porque la mayoría de violaciones no son denunciadas, bien por desconocimiento –un no es no siempre y un “voy a convencerte” es una violación por cierto–, bien por vergüenza –porque todos sabemos que, al final, la culpa es para la pobre víctima que no ha hecho absolutamente nada en lugar de para el agresor–.

50 sombras de Grey NO es tolerable cuando el índice de maltrato crece entre los jóvenes. Sí, exacto, entre esos que deberían estar más alejados del rancio patriarcado y de los roles de género tradicionales, entre esos que se suponen que nos estamos educando en la igualdad. Demasiados jóvenes consideran que es normal que su pareja controle con quién hablan, miren sus conversaciones, opinen sobre sus amistades y su ropa, etc. Y no. Cada uno es libre e independiente y tu pareja no tiene derecho a decidir por ti en ningún ámbito, mucho menos a inmiscuirse en conversaciones privadas y relaciones con terceros.

Pero es que todo esto no acaba en 50 sombras. Ni empieza con esto, ¿para qué voy a mentir? Si yo ya lo decía cuando leía/veía Crepúsculo con 15 años: Edward no me gustaba, era un controlador y no podía entender por qué tanto Bella como mucha gente lo prefería antes que a Jacob.

Por cierto, para las que no lo sepan, 50 sombras empezó siendo en fanfic de Crepúsculo así que ya sabéis de donde viene todo de esto del “chico con alma atormentada” y la “chica ingenua, buena y con poca experiencia y autoestima que necesite que la salven constantemente de todo”.

Pero, de nuevo, esto no empezó con Crepúsculo, solo que antes, quizás, no hubo un “boom” tan fuerte y las chicas no empezaron a pedir a tíos que las controlaran y maltrataran de forma abierta. Ahora tú dices que quieres “un señor Grey” y mucha gente –no todo el mundo, gracias a Dios– lo ve bien e incluso algunos dirán que ellos también, pero no se ve el peligro de todo esto.

Yo respeto que a ti te guste la saga si la has leído de forma crítica y eres capaz de ver que es una relación tóxica y nada deseable. A mí me han gustado libros cuyas historias no le deseo ni a peor enemigo. Debemos ser críticos y no aceptar todo como verdad, debemos darnos cuenta de lo que debe quedarse en la ficción y servirnos de ejemplo de “cómo no debe ser una relación sana” en lugar de desear que algo así nos suceda en la realidad. Y mucho menos debemos decir que 50 sombras es feminista –que menudo dolor de estómago me dio cuando leí eso– ya que apoya la liberación sexual femenina. Porque, repito, me da igual lo que cada uno haga en su dormitorio, pero, ¿de verdad estáis 100% seguros de que ella está interesada en este tema y no lo hace solo porque es lo que él quiere? Igual me equivoco, pero a mí no me dio esa sensación cuando leí el libro.

En definitiva, odio 50 sombras de Grey porque no se está entiendo de forma crítica, porque se están asumiendo como naturales y adecuados roles que no lo son, porque se está perpetuando el machismo y el maltrato entre los jóvenes. Pero, desde luego, esto no va solo por 50 sombras. La saga After es aún más vomitiva, tiene un machismo más descarado y está enfocada a un público todavía más joven. De hecho, una gran mayoría de libros juveniles que se están publicando actualmente perpetúan todo este sexismo, este estereotipo del “chico malo y la chica dulce y buena” y del “tienes que aguantar porque al final él cambiará por ti, lograrás salvarlo”.

Creo que deberíamos hacer un poco de autocrítica, reflexionar, mirar a nuestro alrededor y, finalmente, decidir si un señor Grey es, definitivamente, lo que queremos en nuestra vida. Porque yo tengo mi respuesta muy clara y esa es que NO.

Para terminar, solo quiero añadir que NO culpo a las mujeres alienadas en ningún momento, a todas aquellas que no se dan cuenta de que sus parejas las maltratan, que lo consideran normal porque es lo que siempre han vivido; a todas esas que han sido manipuladas, que dependen de sus agresores. Las víctimas NO tienen nunca la culpa de nada y, sinceramente, si conociera a Anastasia, no la culparía por irse con el señor Grey –igual que si a alguna persona de las que afirma que quiere a alguien como él le pasara esto, no la culparía– ya que nunca es culpa de la víctima, solo del agresor. Y eso es algo que todos deberíamos tener muy en cuenta.

Y hasta aquí mi reflexión sobre este fenómeno de masas. Espero que, al menos, os haya hecho reflexionar un poco.

¡Nos vemos entre libros muy pronto!

María